Prosigue la vergüenza de los controles de población de lobos en Asturias

Download PDF

Hace semanas que miembros de la guardería de medio ambiente del Principado de Asturias se aplican en los “controles de población” de lobos; es decir, en matar lobos. Al menos un macho adulto (en Proaza) y una hembra adulta (en Valdés), han sido abatidos recientemente. En el caso de la hembra de Valdés, era probablemente la madre de los cachorros del año pasado, y la única hembra adulta de su grupo.

Hembra adulta abatida el 6 de marzo en Valdés (Asturias)

Hembra adulta abatida el 6 de marzo en Valdés (Asturias)

Ayer mismo, 10 de marzo, y hoy mismo, y durante las próximas semanas, en el punto álgido del celo, esos guardas de la administración asturiana se aplicaban y aplicarán en destripar lobos entre los Parques Naturales de Somiedo y de las Ubiñas-La Mesa. Es decir, se aplican en destripar los grupos familiares con menor incidencia de predación sobre animales domésticos, y los que tienen mayor potencial para desarrollar el papel clave de la especie en la naturaleza. Que no sean conflictivos, y que sean una pieza clave en los ecosistemas de espacios protegidos, parece tenerles sin cuidado. Parece que esos guardas y sus jefes (Consejera, Directora General, Jefe de Servicio, por ejemplo) se empeñan en desvirtuar su profesión.

A medida que se acumulan evidencias de que los controles de población no sólo no solucionan los problemas que dicen querer evitar, sino que los incrementan, ideólogos y ejecutores de los controles no pueden alegar desconocimiento. Los controles de población van quedando relegados a la categoría de incompetencia (siendo cordiales), o de pura xenofobia ambiental. Podríamos no obstante especular otra interpretación: el Gobierno de Asturias se empeña en pescar votos en el charco más reaccionario de la sociedad asturiana.

Terminar con una sugerencia a los futuros visitantes de Asturias: que pregunten en los centros de visitantes de los parques asturianos por esas especies utilizadas en la propaganda “paraíso natural”; que pregunten qué tal ha ido la campaña primaveral de controles de lobos. Cuántos se han matado, de que edades y sexo, y por qué. Seguramente recibirán interesantes datos públicos, de la gestión pública, de la administración pública. Preguntar por esos detalles es mostrar interés y compromiso por la gestión de los espacios protegidos, ¿no?

Esta entrada fue publicada en noticias y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.