La Junta de Castilla y León suspende la caza de lobos en CyL en 2018-2019

Hemos recibido notificación de que la Junta de Castilla y León, mediante una Orden de la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, ha estimado el Recurso de Alzada que interpusimos acerca de una resolución administrativa por la que la Dirección General de Medio Natural aprobaba un “Plan de aprovechamientos comarcales del lobo en los terrenos cinegéticos situados al norte del río Duero para las temporadas 2016/2017, 2017/2018 y 2018/2019“. Dicha resolución administrativa  autorizaba la muerte de 429 lobos por cazadores en el período 2016-2019. En consecuencia, el Consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones Fernández, ha ordenado la suspensión de la caza del lobo en Castilla y León. 

Esta decisión no tiene precedentes prácticos en España porque supone de facto la anulación del cupo de 143 lobos previstos para ser matados por cazadores durante la presente temporada 2018-2019. La caza de lobos en Castilla y León será por tanto un acto ilegal, punible en esta temporada 2018-2019. Os invitamos a colaborar con las autoridades pertinentes (Guardia Civil – Seprona) para denunciar cualquier acto de caza de lobos si tenéis conocimiento de tales actos.

La decisión, que ya afloró en la pasada “Mesa del Lobo” (órgano de pseudo-participación pública, designado por la Junta de Castilla y León) celebrada la semana pasada, se confirma ahora formalmente, y es una consecuencia de las diversas actuaciones judiciales emprendidas por ASCEL, de las cuales hemos ido informando (por ejemplo, el TSJCyL paraliza la caza del loboel TSJCyL desestima el Recurso de la JCyL contra la suspensión cautelar de la caza de lobosel TSJCyL anula el plan de gestión del lobo). El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León desestimó los argumentos esgrimidos por la Junta de Castilla y León, manteniendo la medida cautelar solicitada por ASCEL, que paralizaba el aprovechamiento cinegético del lobo en las temporadas 2016/2017, 2017/2018 y 2018/2019.

Agradecemos desde ASCEL la colaboración de la Manada y Ecologistas en Acción, entidades que nos han ayudado en este recorrido judicial, que empezó mucho antes de esta suspensión de la caza en las temporadas citadas.

Advertimos que estas actuaciones judiciales constituyen un punto y aparte, pero no un punto final por desgracia, porque la Junta de Castilla y León no parece querer cesar en su empeño de matar lobos, y de dilapidar recursos públicos en decisiones improcedentes, irracionales e ilegales, ignorando la importancia ecológica de la especie y degradando la cobertura legal internacional y nacional que protege a los lobos. Solo políticos con miras altas y a largo plazo serían capaces de aprovechar esta coyuntura que supone NO CAZAR LOBOS,  y proteger regionalmente al depredador apical por excelencia de Castilla y León, como base de una gestión más sólida, coherente, legal, racional y ecológica.

El TSJ de Castilla y León mantiene la paralización de la caza del lobo en 2016-2019

El Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León (TSJCyL) desestima el Recurso de Reposición de la Junta de Castilla y León contra la suspensión cautelar de la caza de lobos en las temporadas 2016/2017, 2017/2018 y 2018/2019. La suspensión cautelar había sido solicitada por ASCEL, y estimada en su día por el TSJCyL

Un auto del TSJCyL del pasado 6 de julio, dentro del Recurso Contencioso-Administrativo interpuesto por ASCEL en junio de 2017, desestima los argumentos de la Junta de Castilla y León y mantiene la medida cautelar solicitada por ASCEL, que paraliza  la caza del lobo en las temporadas 2016/2017, 2017/2018 y 2018/2019.

Del auto judicial, cuya lectura recomendamos, destacamos algunas frases que parecen indicar que la racionalidad va instalándose, en aras a impedir la caza de ejemplares de una especie protegida:

… toda vez que el lobo es una especie protegida por la normativa europea y nacional y, si bien es posible su gestión, la decisión que sobre la misma se adopte debe garantizar la conservación de la especie.

Las Sentencias citadas – y esta es su razón de decidir – llegan a la conclusión de que el lobo no puede ser considerada una especie cinegética y, por lo tanto, que no puede ser objeto de caza.

… el interés que en esta pieza y por las razones expuestas estimamos es preferente es el de la protección de la especie, que es a lo que nos obliga la normativa estatal y comunitaria.

El auto continúa basándose en la anulación de disposiciones normativas anteriores, como:

  • El Decreto 32/2015, de 30 de abril, por el que se regula la conservación de las especies cinegéticas de Castilla y León, su aprovechamiento sostenible y el control poblacional de la fauna silvestre.
  • El Decreto 14/2016, por el que se aprueba el Plan de Conservación y Gestión del Lobo en Castilla y León .
  • La Orden FYM/609/2016, de 28 de junio, por la que se aprueba la Orden Anual de Caza.
  • El Plan de aprovechamientos comarcales para la temporada 2015/2016.

Resaltamos que ninguno de los parches legales de la Junta de los últimos tiempos (como la publicación del Decreto 10/2018 que regula la “conservación” de las especies cinegéticas de Castilla y León, vulgarmente la “Orden de Vedas”) soluciona nada frente a los argumentos citados. Por ello, reiteramos la solicitud de dimisión o cese del Consejero de Fomento y Medio Ambiente, D. Juan Carlos Suárez-Quiñones  Fernández, como responsable político de una huida hacia adelante sin sentido, que despilfarra recursos públicos y sobre todo, socaba nuestro patrimonio natural.

Falsedades sobre el lobo en Bruselas

ASCEL, invitada por la eurodiputada Lida Senra, acudió como observadora a la conferencia interparlamentaria celebrada el 15 de mayo, en el Parlamento Europeo, denominada “Defending pastoralism: towards a European Wolf Plan”.

La conferencia pretendía debatir entre partes sobre la incidencia del lobo en la ganadería extensiva en la UE. Tras apertura por el Comisario Europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, en la reunión se pudieron escuchar voces, fundamentalmente, de responsables políticos, funcionarios -como la secretaria del Convenio de Berna-, y técnicos, así como cazadores. Llamativa la atención prestada a la hibridación de lobos con perros, cuestión esta que ocupó hasta un cuarto del tiempo disponible.

Por parte española tuvimos la oportunidad de escuchar al Director de Recursos Naturales de la Junta de Castilla y León, el Sr. Arranz. Tras arrogarse la capacidad de hablar sobre el conjunto de la población de lobos ibérica (curiosamente no había ningún representante portugués, donde el lobo está estrictamente protegido) vino a establecer un panorama falso, reiterando la gran expansión -tanto en número como en superficie ocupada por parte de los lobos en España en los últimos años- y achacando miles de ataques y pérdidas millonarias que, al parecer, tienen sumida a la población rural ibérica en la miseria y el terror, donde parece ser que esta situación es especialmente dura al sur del Duero.

Evidentemente, constatamos como este acto (en defensa del ‘pastoralismo’) se trataba de una mal disimulado intento de presionar a la Comisión Europea y al Parlamento Europeo, para conseguir la flexibilización o mengua de directivas comunitarias de protección del medio ambiente y fauna salvaje como el lobo. Resulta obvio también el empeño de los cazadores representados para cazar lobos bajo la excusa de defender los intereses ganaderos.

Sorprende el nivel de demagogia y populismo vividos en el Parlamento, transversal a diferentes grupos políticos, en este tema. Mientras se desarrollan políticas desincentivadoras de la vida rural y se aprueban tratados económicos transatlánticos tremendamente lesivos para los pequeños productores, se utiliza el chivo expiatorio del lobo a modo de cortina de humo. Consideramos positivo que los europarlamentarios y los representantes locales se preocupen de diferentes aspectos de nuestra sociedad pero es inadmisible que disfracen oscuras intenciones con, simplemente, mentiras -en este caso sobre el lobo, utilizando para ello, además, el sustento de colectivos a los que victimizan.  Entendemos que tal falta de ética mínima es inadmisible en responsables públicos.

Hay que señalar que el lobo no está en expansión en la Península Ibérica  como ponen de manifiesto los estudios oficiales (más información aquí) y corre un riesgo claro a largo plazo por diferentes razones, entre ellas las relacionadas con la genética de la conservación (como el tamaño de  la población efectiva de lobos en Iberia), cuestión de la que no se habló, a pesar de haber genetistas presentes. Resulta vergonzoso que en la reunión no se hablara en ningún momento de uno de los principales recursos de la UE, que supone el 50% del presupuesto de la misma para conservar el medio ambiente (tal y como se supone que es) y ayudar a los trabajadores rurales: la PAC. Ignoramos el porque de esta ausencia, pero lo suponemos.

Entendemos que es profundamente desalentador que existiendo en la UE un buen colectivo de científicos expertos en lobo y otros grandes carnívoros no se haya invitado a ninguno, lo que supondría resolver y clarificar las ideas de los Parlamentarios Europeos y locales. No es admisible que la mejor ciencia disponible no esté presente en una reunión de un Parlamento que se pretende moderno y racional.

Por aclarar la nota de prensa emitida desde la Junta de Castilla y León: el Parlamento Europeo y la Comisión Europea NO están a favor de matar más lobos ni de modificar las directivas comunitarias. Simplemente es mentira burda, una más. La Comisión no ha emitido ayer ningún dictamen al respecto ni el Parlamente Europeo ha tenido ninguna votación. Afortunadamente una pequeña reunión de interesados en matar lobos y europarlamentarios no representan ni al Parlamento ni a la Comisión. Por otra parte, las conclusiones de la reunión tampoco han expresado en absoluto ese oscuro deseo de un limitado número de los representantes.

Manifiesto “La Agonía del Parque Nacional de los Picos de Europa”

Este año, el Parque Nacional de los Picos de Europa cumple 100 años.  Este hito debería servir para que las administraciones públicas realizasen gestos de un mayor esfuerzo en su conservación.  Lejos de esto, asistimos a lo que puede ser el anuncio de su agonía.

La Dirección del Parque Nacional de los Picos de Europa remitió hace unos días al Patronato del mismo un documento con el título “Protocolo de regulación de la población de lobo ibérico”. Este documento pretende validar la eliminación de lobos de un modo automático, permitiendo las batidas como procedimiento de eliminación de ejemplares, y en las que además puedan participar particulares ajenos a las labores de vigilancia y gestión del propio Parque. Estamos hablando por tanto de un “protocolo” que en realidad tiene la organización de un plan de control poblacional de lobos, con aires de plan cinegético basado en el establecimiento de porcentajes de animales a matar independientemente de que se produzcan más o menos daños al ganado. A ello se suma el hecho de que al hablar de “controles excepcionales”, a añadir a los cupos fijados, queda a criterio de la Dirección del Parque la interpretación de lo que son daños “intensivos y reiterados”.

La caza es una actividad prohibida en los Parques Nacionales, y el de Picos de Europa ha sido, hasta fechas muy recientes, el único Parque Nacional con lobos en la península ibérica. ¿Y qué?, parecen exclamar aquellos que están impulsando estas (des)medidas.

Esta unanimidad, este acuerdo entre las tres administraciones implicadas en el Parque Nacional -Asturias, Cantabria y Castilla y León-, sorprende aún más cuando asistimos al precedente de la propuesta que en diciembre de 2017 hicieron las tres comunidades para modificar el actual régimen de gestión del Parque Nacional, lo que vendría a suponer la creación de hecho de tres Parques Nacionales. Cada uno con su propio director, con su propio personal y sus propios objetivos de gestión. Nos queremos separar, pero para matar lobos nos ponemos de acuerdo.

Las entidades firmantes queremos manifestar nuestro absoluto rechazo al protocolo presentado. Creemos que la Dirección del Parque Nacional debe presentar un nuevo documento sobre la protección de la especie en el Parque Nacional que contemple propuestas de mejora del sistema de pago de daños, de medidas preventivas y gestión ganadera y de seguimiento e investigación sobre la especie, entre otras.

Igualmente, de seguir así la gestión de los lobos y en general la conservación del patrimonio natural del Parque Nacional, manifestamos nuestra firme disposición a elevar ante instancias nacionales e internacionales la denuncia de lo que, a todas luces, es una vulneración de los principios de conservación de un espacio natural excepcional.

La deriva en la gestión del Parque Nacional de los Picos de Europa supone la más triste celebración del centenario del que fue primer Parque Nacional declarado en España, y no estamos dispuestos a permitirlo.

El manifiesto que suscribimos, junto a otras 60 ONG, en su versión PDF se puede encontrar aquí:

Manifiesto_PN_PicosdeEuropa