Falsedades sobre el lobo en Bruselas

ASCEL, invitada por la eurodiputada Lida Senra, acudió como observadora a la conferencia interparlamentaria celebrada el 15 de mayo, en el Parlamento Europeo, denominada “Defending pastoralism: towards a European Wolf Plan”.

La conferencia pretendía debatir entre partes sobre la incidencia del lobo en la ganadería extensiva en la UE. Tras apertura por el Comisario Europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella, en la reunión se pudieron escuchar voces, fundamentalmente, de responsables políticos, funcionarios -como la secretaria del Convenio de Berna-, y técnicos, así como cazadores. Llamativa la atención prestada a la hibridación de lobos con perros, cuestión esta que ocupó hasta un cuarto del tiempo disponible.

Por parte española tuvimos la oportunidad de escuchar al Director de Recursos Naturales de la Junta de Castilla y León, el Sr. Arranz. Tras arrogarse la capacidad de hablar sobre el conjunto de la población de lobos ibérica (curiosamente no había ningún representante portugués, donde el lobo está estrictamente protegido) vino a establecer un panorama falso, reiterando la gran expansión -tanto en número como en superficie ocupada por parte de los lobos en España en los últimos años- y achacando miles de ataques y pérdidas millonarias que, al parecer, tienen sumida a la población rural ibérica en la miseria y el terror, donde parece ser que esta situación es especialmente dura al sur del Duero.

Evidentemente, constatamos como este acto (en defensa del ‘pastoralismo’) se trataba de una mal disimulado intento de presionar a la Comisión Europea y al Parlamento Europeo, para conseguir la flexibilización o mengua de directivas comunitarias de protección del medio ambiente y fauna salvaje como el lobo. Resulta obvio también el empeño de los cazadores representados para cazar lobos bajo la excusa de defender los intereses ganaderos.

Sorprende el nivel de demagogia y populismo vividos en el Parlamento, transversal a diferentes grupos políticos, en este tema. Mientras se desarrollan políticas desincentivadoras de la vida rural y se aprueban tratados económicos transatlánticos tremendamente lesivos para los pequeños productores, se utiliza el chivo expiatorio del lobo a modo de cortina de humo. Consideramos positivo que los europarlamentarios y los representantes locales se preocupen de diferentes aspectos de nuestra sociedad pero es inadmisible que disfracen oscuras intenciones con, simplemente, mentiras -en este caso sobre el lobo, utilizando para ello, además, el sustento de colectivos a los que victimizan.  Entendemos que tal falta de ética mínima es inadmisible en responsables públicos.

Hay que señalar que el lobo no está en expansión en la Península Ibérica  como ponen de manifiesto los estudios oficiales (más información aquí) y corre un riesgo claro a largo plazo por diferentes razones, entre ellas las relacionadas con la genética de la conservación (como el tamaño de  la población efectiva de lobos en Iberia), cuestión de la que no se habló, a pesar de haber genetistas presentes. Resulta vergonzoso que en la reunión no se hablara en ningún momento de uno de los principales recursos de la UE, que supone el 50% del presupuesto de la misma para conservar el medio ambiente (tal y como se supone que es) y ayudar a los trabajadores rurales: la PAC. Ignoramos el porque de esta ausencia, pero lo suponemos.

Entendemos que es profundamente desalentador que existiendo en la UE un buen colectivo de científicos expertos en lobo y otros grandes carnívoros no se haya invitado a ninguno, lo que supondría resolver y clarificar las ideas de los Parlamentarios Europeos y locales. No es admisible que la mejor ciencia disponible no esté presente en una reunión de un Parlamento que se pretende moderno y racional.

Por aclarar la nota de prensa emitida desde la Junta de Castilla y León: el Parlamento Europeo y la Comisión Europea NO están a favor de matar más lobos ni de modificar las directivas comunitarias. Simplemente es mentira burda, una más. La Comisión no ha emitido ayer ningún dictamen al respecto ni el Parlamente Europeo ha tenido ninguna votación. Afortunadamente una pequeña reunión de interesados en matar lobos y europarlamentarios no representan ni al Parlamento ni a la Comisión. Por otra parte, las conclusiones de la reunión tampoco han expresado en absoluto ese oscuro deseo de un limitado número de los representantes.

Manifiesto “La Agonía del Parque Nacional de los Picos de Europa”

Este año, el Parque Nacional de los Picos de Europa cumple 100 años.  Este hito debería servir para que las administraciones públicas realizasen gestos de un mayor esfuerzo en su conservación.  Lejos de esto, asistimos a lo que puede ser el anuncio de su agonía.

La Dirección del Parque Nacional de los Picos de Europa remitió hace unos días al Patronato del mismo un documento con el título “Protocolo de regulación de la población de lobo ibérico”. Este documento pretende validar la eliminación de lobos de un modo automático, permitiendo las batidas como procedimiento de eliminación de ejemplares, y en las que además puedan participar particulares ajenos a las labores de vigilancia y gestión del propio Parque. Estamos hablando por tanto de un “protocolo” que en realidad tiene la organización de un plan de control poblacional de lobos, con aires de plan cinegético basado en el establecimiento de porcentajes de animales a matar independientemente de que se produzcan más o menos daños al ganado. A ello se suma el hecho de que al hablar de “controles excepcionales”, a añadir a los cupos fijados, queda a criterio de la Dirección del Parque la interpretación de lo que son daños “intensivos y reiterados”.

La caza es una actividad prohibida en los Parques Nacionales, y el de Picos de Europa ha sido, hasta fechas muy recientes, el único Parque Nacional con lobos en la península ibérica. ¿Y qué?, parecen exclamar aquellos que están impulsando estas (des)medidas.

Esta unanimidad, este acuerdo entre las tres administraciones implicadas en el Parque Nacional -Asturias, Cantabria y Castilla y León-, sorprende aún más cuando asistimos al precedente de la propuesta que en diciembre de 2017 hicieron las tres comunidades para modificar el actual régimen de gestión del Parque Nacional, lo que vendría a suponer la creación de hecho de tres Parques Nacionales. Cada uno con su propio director, con su propio personal y sus propios objetivos de gestión. Nos queremos separar, pero para matar lobos nos ponemos de acuerdo.

Las entidades firmantes queremos manifestar nuestro absoluto rechazo al protocolo presentado. Creemos que la Dirección del Parque Nacional debe presentar un nuevo documento sobre la protección de la especie en el Parque Nacional que contemple propuestas de mejora del sistema de pago de daños, de medidas preventivas y gestión ganadera y de seguimiento e investigación sobre la especie, entre otras.

Igualmente, de seguir así la gestión de los lobos y en general la conservación del patrimonio natural del Parque Nacional, manifestamos nuestra firme disposición a elevar ante instancias nacionales e internacionales la denuncia de lo que, a todas luces, es una vulneración de los principios de conservación de un espacio natural excepcional.

La deriva en la gestión del Parque Nacional de los Picos de Europa supone la más triste celebración del centenario del que fue primer Parque Nacional declarado en España, y no estamos dispuestos a permitirlo.

El manifiesto que suscribimos, junto a otras 60 ONG, en su versión PDF se puede encontrar aquí:

Manifiesto_PN_PicosdeEuropa