ASCEL participa en una mesa redonda sobre el lobo organizada por Equo

Ayer sábado 19 de Enero ASCEL participó en la mesa redonda “Fauna salvaje y agroganadería: una convivencia necesaria”, organizada por Equo Asturias y celebrada en Pola de Laviana (Asturias). Representando a ASCEL en este caso estuvo Alberto Fernández, en calidad también de vocal de las entidades conservacionistas en el Comité Consultivo del Lobo en Asturias.

Compartimos mesa con LM Domínguez, representando a la plataforma Lobo Marley, y los ganaderos Xuan Valladares y Eloy Rozada. Moderaba Lorena Veiga. No estaba la administración asturiana a pesar de haber sido invitada.

Entendemos que la mesa fue un éxito de asistencia, a juzgar por el numeroso público que llenaba la sala, quedándose bastantes asistentes sin asiento. Estuvo bien también la participación, con abundantes intervenciones del público, entre el que se encontraban bastantes ganaderos.

Por nuestra parte, las intervenciones consistieron en defender el objetivo central de la asociación: la conservación de una población viable de lobos, a partir de criterios objetivos. Así, desde el posicionamiento inicial, destacamos los siguientes puntos:

1- dada la enorme influencia de la población humana en los ecosistemas, es necesario conservar espacios naturales poco o nada intervenidos.

2- los lobos son una especie clave en esos ecosistemas, y forman parte de esa biodiversidad que los espacios protegidos españoles se han comprometido en preservar.

3- la ganadería puede ser una actividad económica muy importante; puede constituir además el depósito de una determinada cultura que la sociedad puede querer conservar. Eso no quiere decir que la ganadería sea necesaria para conservar la biodiversidad, en este caso la propia del noroeste peninsular.

4- una sociedad, la asturiana en este caso, de 1 millón de personas no puede justificar razonadamente solicitar “controles poblacionales” sobre una especie nativa que cuenta probablemente con menos de 200 ejemplares en la región. Además, en ningún caso pueden justificarse controles de población con argumentos científicos. Otro asunto distinto serían los controles de individuos, una medida de gestión que podría ser llevada a cabo mediante criterios técnicos (aunque habría que discutir sobre tales criterios).

5- la magnitud de los daños sobre la ganadería es mínima en el contexto general de la renta ganadera y de la mortalidad natural del ganado extensivo. Por tanto el lobo no puede ser ese “gran problema” de la agroganadería. Que no se use de chivo expiatorio.

Coincidimos en gran medida con las posiciones de Luis Miguel Domínguez (Lobo Marley), que defendió con elocuencia que los lobos deben ser un orgullo y un reclamo, y que no son el problema real de la ganadería profesional.

Mucho menos coincidimos con los representantes ganaderos, qué recordamos no representan ni mucho menos la única actividad económica en los espacios protegidos en particular, ni en el medio rural en general. No obstante, insistimos en que se pudo hablar.

No son fáciles estos debates en los que el ambiente viene caldeado de antemano, y por tanto no acudíamos con expectativas muy ambiciosas. Por eso nuestra valoración del acto es positiva. Sí que hubo alguna tensión (en parte generadas por asistentes portando camisetas  “con lobos no hay paraíso”) y alguna intervención fuera de tono, pero en general un buen montón de personas de sensibilidades contrastadas debatimos durante más de tres horas. Eso, aquí y ahora, no es poco. Estamos dispuestos a debatir más veces en contextos y modos similares.

Hasta aquí nuestra interpretación de la mesa redonda. Agradecemos a Equo Asturias la organización, y la nada fácil moderación del evento.

Loba atropellada por el ferrocarril y posteriormente decapitada

El pasado 1 de noviembre aparecieron los restos de una loba supuestamente atropellada por el ferrocarril en la localidad de La Hiniesta, cercana a Zamora ciudad. De acuerdo con los datos recogidos en la prensa provincial, el animal murió en estas condiciones y fué decapitado con posterioridad, quizá con el objetivo de conseguir un trofeo de esta especie. Aunque todo parece apuntar en esa dirección (se conoce algún caso de atropello de lobos por el ferrocarril), no se descartan otras hipótesis sobre la muerte del cánido.

Fuente: La Opinión de Zamora.

Primera camada de lobo detectada en Suiza

Después de la primera llegada del lobo en Chur (Suiza) en 1995 (tras su exterminio), se localizan los primeros cachorros. La especie tardó 17 años en reproducirse en el país. Según fuentes, sabemos que un cazador había detectado anteriormente mediante equipo de fototrampeo la presencia de una loba preñada. Tras haberse puesto en contacto con expertos optó por ocultar el hallazgo a los medios de comunicación. Tras lograr fotografiar uno de los cachorros, la noticia se difundió rapidamente a lo largo del país.

En este último verano, de 210.000 ovejas que pastaron en los alpes suizos, tan sólo 80 fueron predadas por carnívoros, lo que supone menos del 0’04% de las cabezas. Por si alguien no queda aún convencido del escaso impacto de los carnívoros en la ganadería (y de que no suponen el fin del sector) también podemos decir que al menos 4.140 han perecido por causas naturales (enfermedades, rayos, desprendimientos, etc.) La predación por carnívoros supone menos del 0’6% de la mortalidad conocida para las ovejas en los alpes suizos (un entorno con lobos, linces y osos). Los datos en la península ibérica son similares pero los carnívoros siguen siendo acusados de causar el fin de la ganadería.

Un enlace con una foto del cachorro detectado por equipos de fototrampeo:
http://www.kora.ch/news/archiv/20120906b.htm

Una noticia de un medio de comunicación local:
http://www.lapresse.ca/vivre/animaux/201209/06/01-4571673-une-premiere-famille-de-loups-en-suisse.php

A modo de curiosidad, también se ha detectado la presencia de chacal en Suiza. Se puede ver una imagen en el siguiente enlace:
http://www.kora.ch/news/archiv/20120908d.htm

Abaten un cachorro de lobo en un control autorizado por la Junta de Castilla y León

En la primera semana de octubre, un cazador ha abatido en la comarca de Tierra de Campos vallisoletana un cachorro de lobo, en concreto una hembra de unos cinco meses de edad. La caza del animal fue autorizada por la Consejería de Medio Ambiente, supuestamente como justificación a daños sobre la ganadería, aunque un cachorro de esa edad no es precisamente capaz de causar ningún tipo de ataque.

Desde ASCEL, se ha pedido información a la Junta de Castilla y León sobre este tipo de permisos, solicitando entre otros datos los motivos que justifican estos controles, y los procedimientos para ejecutarlos.

La Junta de Castilla y León autoriza la caza de 138 lobos en la temporada cinegética 2012/13

La Dirección General del Medio Natural de la Junta de Castilla y León emitió el pasado 28 de Septiembre de 2012 resolución por la que aprueba el plan de caza de lobo al norte del río Duero.

El plan contempla la caza de 138 ejemplares, lejos de los 113 que se autorizó en la temporada 2008/2009, cuando comenzó a rodar el Plan de conservación y gestión del lobo. En la citada resolución la administración de C y L no ha podido tomar como base legal el Plan de conservación y gestión, debido a que su judicialización se lo ha impedido (entre otras cosas, ha podido establecer cupos al sur del río Duero). Diversos autos del Tribunal Superior de Justicia han ido dando la razón a nuestra asociación, anulando las resoluciones que establecían los cupos de lobos. Sin  ir mas lejos, recientemente el TSJ ha vuelto a quitar la razón a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente, desestimando un recurso de súplica contra el último auto que anulaba los cupos de lobos, recayendo las costas del proceso en la propia Junta de Castilla y León.

Los 138 lobos contemplados son el resultado de censos claramente sobredimensionados, y no guardan ninguna relación con el número real de ataques ocasionados al ganado.