Asociación para la Conservación y Estudio del Lobo Ibérico

Aparece envenenada una loba preñada en Tierra de Campos

Tras la aparición en el pasado mes de abril de un ejemplar de lobo ibérico con síntomas de envenenamiento en la comarca de Tierra de Campos, ASCEL solicitó a la Consejería de Fomento y Medio Ambiente de Castilla y León información sobre la necropsia.

El informe remitido indica como causa mas probable de la muerte la intoxicación aguda; entre el contenido estomacal se encontró una sustancia granular oscura, compatible con sustancia tóxica. A esta desagradable noticia se unía un triste dato: la loba tenía en el útero al menos seis implantes placentarios. Es decir, era probablemente la hembra reproductora de un grupo, por lo que es posible que la manada a la que pertenecía no obtenga descendencia esta temporada.

Evidentemente estos datos no son tenidos en cuenta por la Junta de Castilla y León  a la hora de establecer los cupos de caza, ya que no ha sido un único lobo el que ha muerto sino que en este caso  habría que sumar los  cachorros que no han llegado a nacer.

El veneno sigue causando estragos en los campos castellano leoneses, especialmente en la comarca de Tierra de Campos, sin que la administración tome en serio este gran problema que afecta a la biodiversidad en general.

WWF y ASCEL exigen que se frene la persecución del lobo en Castilla y León

Las asociaciones conservacionistas WWF y ASCEL hemos dirigido un escrito a la Junta de Castilla y León donde solicitan a esta administración que frene la desmedida campaña de caza y control del lobo ibérico, y que está poniendo en peligro la supervivencia de esta especie en la región.

La resolución recientemente publicada permitirá la caza de 137 lobos en la temporada cinegética 2013/14, además de abatir varias decenas más por las patrullas de la propia Junta de Castilla y León y que habrá que sumar a esta negra lista. La campaña emprendida para la erradicación del lobo en muchas comarcas permitirá actuaciones tan difícilmente justificables como la realización de batidas durante la temporada de cría, o la muerte de lobos en espacios protegidos como Parques Nacionales o Parques Naturales.

La copia integra de la nota de prensa enviada a los medios de comunicación puede descargarse aquí.

El lobo de vuelta en el cantón de Neuchatel (Suiza)

Un análisis genético de la saliva recogida en dos cadáveres de corzo y gamo ha confirmado lo que varias observaciones en el campo presagiaban: el lobo está de vuelta en el cantón de Neuchâtel en Suiza. Es la primera cita en el arco jurásico del país desde 1845, 168 años después.

Los análisis han permitido establecer que el lobo pertenece al linaje italiano. Los primeros avistamientos en el país helvético datan de 1996 y hasta 2012 no se ha confirmado la reproducción de la especie. A pesar de ello, se estima que la población del lobo en Suiza se compone de una veintena de individuos (Galicia con una superficie similar pero con una densidad de población menor alberga entre 60 y 68 grupos).

La colonización natural de la especie en el país ha generado desde el principio oposición política a pesar de que los casos de predación no son cuantiosos (Suiza cuenta con buenas poblaciones de ungulados silvestres). A pesar de ello, recientemente se han dictado sentencias contra decisiones políticas que contravienen la Directiva de Hábitats. Algo recurrente en la península ibérica y sobre la que los jueces aún no han mostrado la sensibilidad necesaria para una aplicación de la justicia. Esperemos que Suiza siga los pasos oportunos para permitir el restablecimiento de una población viable de lobos y la justicia en España despierte y las leyes sean aplicadas como el algunos países del norte de Europa.

ASCEL denuncia el uso de cebaderos para cazar lobos de forma ilegal en Castilla y León

ASCEL ha denunciado publicamente el empleo de cebaderos utilizados como atrayente para cazar lobos, un hecho común y consolidado en numerosos cotos de caza y en algunas de las Reservas Regionales de Caza de Castilla y León, gestionadas por la propia Junta de Castilla y León. Dada la ilegalidad de la medida consentida y aplicada por el gobierno regional, ASCEL denunciará los hechos ante la Fiscalía de Medio Ambiente.

Más información aquí, aquí, y aquí.