El “control de poblaciones” se cuela en el nuevo plan del lobo en Italia

Parecería que conservar no es una estrategia suficientemente digna. Parece que los planes de “acción” no lo son si no incluyen reservas legales que permitan el “control de poblaciones”.

Sabemos que en España las administraciones buscan recovecos de la Directiva Hábitats para colar lobos muertos, ya sean como piezas de caza o como descastes. Sabíamos que Italia preparaba un nuevo plan de gestión de la especie, la cual se ha recuperado en territorio italiano y sirve de fuente a su vez para la recuperación de núcleos poblacionales al norte. Ahora sabemos que, a pesar de todo lo que hemos aprendido de la ciencia desde la redacción de la Directiva Hábitats en 1992, el nuevo plan italiano incluye la posibilidad de matar hasta el 5% del total de la población.

No sorprenderá saber que el plan italiano incluye los habituales clichés que decoran de racionalidad la cobardía de no afrontar cambios reales: los lobos se matarán “siempre y cuando no haya otras soluciones satisfactorias”,  “para evitar conflictos sociales o económicos”, etc.  El plan será nuevo, pero suena rancio.

La revista National Geographic en su edición italiana publica un reportaje sobre el nuevo plan y la polémica decisión de matar lobos. Incluye algunas consultas con conservacionistas e investigadores, entre ellos Carles Vilà, investigador de la Estación Biológica de Doñana (CSIC). El artículo está en italiano, pero creemos que los traductores online automáticos (e.g. el navegador Google Chrome) hacen un buen trabajo facilitando la comprensión del mismo.

Chimeneas de hadas

Por Juan Ángel de la Torre
Enero de 2017
Biólogo; presidente de ASCEL

Hablemos de geología, y también de biología; de ecología en concreto, porque vienen a la mente ideas relacionadas. ¿Conocéis las formaciones geológicas llamadas chimeneas de hadas, o los cerros testigo? Son espectaculares, y demuestran un efecto geológico bien estudiado: los materiales duros y resistentes son capaces de evitar la erosión de los que subyacen, los que están por debajo.

Seguro que todo el mundo ha oído hablar de las pirámides tróficas, aunque sean menos populares que las arquitectónicas de Egipto o Centroamérica. En cualquier caso, los problemas estructurales que afrontan son similares: si la cumbre no permanece, el resto es más vulnerable. Imaginaos que rompemos la cumbre de una pirámide arquitectónica intencionadamente, y dejamos que actúen la erosión y la meteorización; dejamos que entren el agua, y que actúen el viento, el hielo etc. La pirámide tiene los años o los siglos contados.

En las pirámides ecológicas, los grandes carnívoros se encuentran en la cúspide, son especies apicales, y su presencia salvaguarda al resto de especies, a los bloques de abajo; a corzos, jabalíes, ardillas y aves, anfibios y reptiles.

¿Qué produce la erosión?  ¿Qué o quién rompe la cumbre de la pirámide? La naturaleza erosiona las rocas a través del viento, el agua, el hielo… y aun así existen las chimeneas de hadas. Pero ¿quién erosiona la cúspide de la pirámide trófica que ocupan lobos, linces, y quizás osos? No es la naturaleza, sino el ser humano.

¿Cómo es que en este país se meteoriza la cúspide de la pirámide faunística? ¿Cómo se consienten continuamente cacerías en territorios de lobo, de oso y de lince en las que, esté o no autorizado matar a esa especie, se le molesta gravemente cuando no se les dispara directamente?

Para más desgaste, se les somete a explotación turística sin denuedo, en periodos de reproducción, e irrumpiendo en las áreas más necesarias para su conservación. Explotación turística que debiera ser absolutamente incompatible con la explotación cinegética, pero no es el caso. En este país se puede someter a las especies a su observación haciendo negocio con ello y, a renglón seguido, cazarlas; ocurre, por ejemplo, en la Montaña Leonesa o Palentina, y en la Sierra de la Culebra zamorana.

Difícilmente podremos mantener ecosistemas íntegros en este territorio si nos dedicamos a erosionar y debilitar a las especies que garantizan su buena salud.

Nuevo “plan de tiro” al lobo en Asturias

La administración del Principado de Asturias, su Dirección General de Recursos Naturales, acaba de dar la orden a la guardería ambiental de matar al menos 16 lobos en el ámbito geográfico del “plan de gestión”, y todos los que aparezcan fuera de ese límite arbitrario.

Algunos detalles al respecto de la orden cursada a la guardería (responsable inmediata de llevar a cabo esas muertes, o de facilitarlas a los cazadores):

  • no va firmada por los responsables últimos (los técnicos de la administración).
  • Parece poner a prueba la capacidad aritmética de los agentes ambientales implicados: se les ordena que ejecuten el 50% de 1 lobo en cacerías regulares en una zona, el 50% de 3 en otras dos zonas, y el 40% de 2 en otra.

Como la guardería parece tener poco que hacer – de todos es conocido que los furtivos e incendiarios son un lejano recuerdo del pasado remoto de Asturias – ahora tienen que aplicarse en matar lobos, medios lobos, o cuarto y mitad, de una forma o de otra.

Otra vez la administración asturiana olvida que los lobos está protegidos por el Convenio de Berna, y amparados por la Directiva Hábitats, que exige la conservación de la población en un estado favorable. Que una especie no cinegética pueda ser abatida por cazadores con la asistencia de agentes medioambientales implica que el responsable inmediato de su muerte (el guarda) tendrá que hacer frente a cuantas complicaciones se deriven de ese vericueto imposible entre la normativa vigente. Además de la insensatez que esto supone, implicará también incumplir compromisos de los que dependen fondos públicos que llegan anualmente a muchos asturianos.

Pedimos información sobre batidas en Asturias

Ante evidencias de que se están llevando a cabo batidas contra los lobos en Asturias, las entidades conservacionistas representadas en el Comité Consultivo del Plan de Gestión hemos solicitado a la administración del Principado información que debiera ser compartida rutinariamente con dicho comité.

Hemos pedido información sobre el número de lobos matados en controles desde diciembre pasado. Solicitamos conocer también si han sido abatidos lobos con autorizaciones excepcionales, en las que haya participado personal ajeno a los agentes medioambientales. En caso de que así haya sido, solicitamos detalles sobre las medidas preventivas puestas en marcha para evitar la predación sobre ganado, así como la evaluación de las mismas.

Pretendemos así tener información para evaluar si los controles realizados, ya sean ordinarios o excepcionales, tienen justificación técnica y/o social, y si se ajustan a las motivaciones contempladas en los mandatos legales.

Wolf--800px

Encuentro con los socios 2016

El pasado fin de semana tuvieron lugar en Cervera de Pisuerga (Palencia) la asamblea y el encuentro anual de los socios de ASCEL. Repartido en dos sesiones, o más si incluimos comidas y cervezas, el encuentro busca recabar las ideas de socios y simpatizantes sobre el funcionamiento presente y futuro de la asociación.

No será una sorpresa leer que dedicamos buena parte del tiempo a discutir cómo mejorar la defensa jurídica de los lobos ibéricos.

Desde la directiva queremos agradecer a los socios el esfuerzo de desplazarse, algunos desde muy lejos, para mejorar el funcionamiento de ASCEL.  Creemos que estos encuentros previos a las asambleas suponen una mejora notable a la dinámica de asambleas formales.

20160626_encuentro_socios_cervera

Las cortes de Castilla y León proponen degradar la Directiva Hábitats

Las Directivas Aves (1979) y Hábitats (1992) han formado parte esencial de la política ambiental comunitaria; pretendían proteger la biodiversidad en Europa, así como los servicios de los ecosistemas asociados a esta (polinización, protección contra la erosión, etc.). El último relevo al frente de la Unión Europea dio paso al ejecutivo de JC Juncker, que no tardó en mostrar talante desregulador, cuestionando “el estado de salud” de las directivas. Así, la Comisión Europea ha planteado un chequeo formal del estado de salud de la normativa ambiental, a completar entre 2015 y 2016. Es de esperar que pronto se publiquen las conclusiones formales del chequeo; mientras, el borrador del informe ha sido ya publicado: las directivas siguen siendo necesarias, y aportan beneficios claros, tanto esencialmente conservacionistas como económicos.

Entran en escena las Cortes de Castilla y León. Ajenas a asuntos mundanos como sostenibilidad, servicios de los ecosistemas, cambio global etc., respaldan estos días revisar y degradar la directiva Hábitats, para poder matar más lobos al sur del río Duero. Leemos que la propuesta parte del Partido Popular, y es acogida con agrado por PSOE, Ciudadanos y UPL, que votan a favor. Buscará ahora el lector los votos en contra; no los hay, Podemos e IU se abstienen.

El chequeo de la normativa ambiental europea, mencionado arriba, explica los balances entre esfuerzos conservacionistas y beneficios a percibir por la sociedad en general; esas explicaciones parecen ser necesarias para las personas sin inquietudes ambientales (al menos a priori). ¿Qué contempla la propuesta de las Cortes de C y L? ¿Cuál es el hito que superaría el funcionamiento de la normativa actual? Al parecer, la idea consiste en degradar la protección (mayor libertad aun para matar lobos) pero manteniendo los beneficios económicos directos a un sector (compensaciones varias por daños al ganado). Si alguien esperaba a estas alturas algo más elaborado, más solidario con el resto de sectores de la sociedad, habrá de buscarlo en otra parte.

No sabemos que mueve a los representantes en las Cortes de Castilla y León. Quizás el ímpetu electoralista, o quizás les mueva sólo el ímpetu primigenio de los días de caverna. Lo que sí sabemos es que tales propuestas no caducan tras las urgencias electorales, toda vez escritas y registradas más allá de la taberna.

Actualización 2016.06.19:
La propuesta está ya recogida en el Boletín Oficial de las Cortes de Castilla y León.