El Gobierno de Asturias seguirá matando lobos en época de cría

Cuando las administraciones públicas se convierten en el principal problema de una especie, la tarea de conservar y educar se pone muy, muy difícil. Es el caso del lobo en España en general, y en Asturias en el más reciente particular.

Hace unos días la administración asturiana, en manos del PSOE y dirigida por el Presidente Javier Fernández, aprobó un mal llamado “plan de gestión”, una tapadera muy poco discreta para seguir sin hacer el trabajo encomendado de gestionar, y para seguir matando lobos. Ahora da un paso más y se coloca al frente de las aberraciones ambientales, extendiendo la persecución a los lobos a la época de cría (nota de prensa de los grupos conservacionistas en Asturias).

Las fechas hacen pensar que el Gobierno de Asturias planea obtener réditos electorales matando fauna autóctona; fauna protegida por directivas europeas que inyectan fondos agro-ambientales en la región. ¿Habrá algún actor político con el coraje suficiente para plantear alternativas?

El nuevo plan y la vieja gestión del lobo en Asturias: un despropósito

El mismo día que la administración de Asturias anuncia la aprobación del nuevo plan de gestión del lobo, aparece en prensa la imagen de un lobo ejecutado y colgado en una carretera del concejo de Lena.

Quizá sea un mensaje para celebrar la aprobación del plan de gestión. Lamentablemente, ilustra cómo se trata a la fauna en Asturias, y que el nuevo plan no hace sino empeorar la situación. Tanto la aprobación del plan como la imagen de Lena son un síntoma del esperpento en que se ha convertido la gestión de la fauna en Asturias, y de la consideración que algunos ciudadanos tienen de ella.

El Principado ha aprobado finalmente un documento que pasará a la historia de la normativa de gestión y conservación de la naturaleza en nuestro país: ha despreciado los mínimos de respeto y compostura en cuanto a información, transparencia y trato a los representantes de los grupos conservacionistas; permitirá a los cazadores matar lobos sin que la especie sea cinegética; mantiene las “áreas libres” de lobos – en las que impide la presencia de la especie aunque ésta no genere daños- y sigue manteniendo los controles de población aún cuando no existen criterios técnicos que los avalen, ni menos científicos o éticos.

Por un lado, los cazadores en Asturias desarrollan una actividad de ocio, por definición, y no están habilitados profesionalmente para hacer controles de población. No tienen cobertura legal para desarrollar otras actividades no contempladas ni en la Ley de Caza ni en su licencia. Matar lobos en Asturias no compete a los cazadores porque, de mano, la especie no está catalogada como cinegética. Además, podrán matar ejemplares, pero lo harán al azar, sin saber si esos lobos abatidos han estado involucrados en episodios de predación sobre ganado, lo cual es una cuestión esencial. Todo muy profesional.

Por otro lado y al mantener la administración asturiana las zonas de exclusión, los lobos no habitan ni se les espera en un tercio del territorio; sin embargo ese tercio del territorio también es receptor de las ayudas agro-ambientales de la Unión Europea; ayudas que no llegan como un cheque en blanco, sino que implican como su nombre indica contrapartidas ambientales.

Para que las normativas sean lo más justas posibles han de estar motivadas, y han de ser comprensibles para los ciudadanos. La norma recién aprobada no está motivada por argumentos técnicos ni científicos, y no es ética. No será además social si no resuelve el dilema entre subvenciones (pagadas por todos) y compensaciones por predación sobre ganado (cobradas por pocos), favoreciendo la falta de profesionalidad y la picaresca.

En definitiva, el documento avalado y aprobado ayer por el parlamento asturiano es una norma con tantas perversiones que parece más un caso de ficción que una realidad que facilite la convivencia entre ciudadanos y el respeto por la naturaleza.

¿Cuántos lobos ha matado la administración asturiana?

Hoy 19 de  marzo de 2015 expiraba el último programa de control de población de lobos en Asturias.

Las entidades conservacionistas representadas en el Comité Consultivo del Plan de Gestión del Lobo en Asturias hemos solicitado conocer:

1- El número de ejemplares abatidos o retirados de la naturaleza en la región desde enero de 2014 hasta el 19 de marzo de 2015. Pedimos así mismo conocer el sexo y edad de los ejemplares abatidos.

2- Fechas y Zonas de Gestión en las que se han abatido o retirado cada uno de los ejemplares.

3- Número de ejemplares (y fechas y zonas) muertos en Asturias por otras causas (accidentes, atropellos, furtivismo etc.) entre enero de 2014 y marzo de 2015.

Cuando dispongamos de esa información la compartiremos, y podremos valorar mejor el alcance de la “gestión” desarrollada en Asturias por la actual administración, presidida por el socialista Javier Fernández.

Prosigue la vergüenza de los controles de población de lobos en Asturias

Hace semanas que miembros de la guardería de medio ambiente del Principado de Asturias se aplican en los “controles de población” de lobos; es decir, en matar lobos. Al menos un macho adulto (en Proaza) y una hembra adulta (en Valdés), han sido abatidos recientemente. En el caso de la hembra de Valdés, era probablemente la madre de los cachorros del año pasado, y la única hembra adulta de su grupo.

Hembra adulta abatida el 6 de marzo en Valdés (Asturias)
Hembra adulta abatida el 6 de marzo en Valdés (Asturias)

Ayer mismo, 10 de marzo, y hoy mismo, y durante las próximas semanas, en el punto álgido del celo, esos guardas de la administración asturiana se aplicaban y aplicarán en destripar lobos entre los Parques Naturales de Somiedo y de las Ubiñas-La Mesa. Es decir, se aplican en destripar los grupos familiares con menor incidencia de predación sobre animales domésticos, y los que tienen mayor potencial para desarrollar el papel clave de la especie en la naturaleza. Que no sean conflictivos, y que sean una pieza clave en los ecosistemas de espacios protegidos, parece tenerles sin cuidado. Parece que esos guardas y sus jefes (Consejera, Directora General, Jefe de Servicio, por ejemplo) se empeñan en desvirtuar su profesión.

A medida que se acumulan evidencias de que los controles de población no sólo no solucionan los problemas que dicen querer evitar, sino que los incrementan, ideólogos y ejecutores de los controles no pueden alegar desconocimiento. Los controles de población van quedando relegados a la categoría de incompetencia (siendo cordiales), o de pura xenofobia ambiental. Podríamos no obstante especular otra interpretación: el Gobierno de Asturias se empeña en pescar votos en el charco más reaccionario de la sociedad asturiana.

Terminar con una sugerencia a los futuros visitantes de Asturias: que pregunten en los centros de visitantes de los parques asturianos por esas especies utilizadas en la propaganda “paraíso natural”; que pregunten qué tal ha ido la campaña primaveral de controles de lobos. Cuántos se han matado, de que edades y sexo, y por qué. Seguramente recibirán interesantes datos públicos, de la gestión pública, de la administración pública. Preguntar por esos detalles es mostrar interés y compromiso por la gestión de los espacios protegidos, ¿no?

Comité consultivo, falsa simetría, y dejación de funciones

El pasado 12 de Enero se reunía en Oviedo el llamado Comité Consultivo del Plan de Gestión del Lobo de la Administración asturiana, con el siguiente orden del día:

1º.- Lectura y aprobación, si procede, del acta de la reunión anterior.

2º.- Situación del proyecto de revisión del Plan de Gestión del Lobo en Asturias tras su paso por la Junta General.

3º.- Ruegos y preguntas.

Es decir, se reunía para dar el visto bueno al nuevo documento que regulará la “gestión” del lobo en Asturias.

El comité se reunió sin la presencia física de las asociaciones conservacionistas. El por qué de esa situación, así como la posterior interpretación de la misma por parte de las responsables políticas, está bien contado en “Naturaleza en Asturias”. Os animamos a leerlo, y no parece necesario escribir más al respecto.

Si merece la pena insistir en que las entidades ecologistas, actualmente representadas por ASCEL, nunca dejaron de intentar participar en dicho comité (ejemplos aquí, aquí, o aquí). De hecho, nuestras aportaciones a la reunión del día 12 se enviaron por escrito, y deberían constar en el acta de la reunión. Sí, esas actas que nunca ven la luz – y deberían, para que el público juzgue quién y cómo le representa – y que sólo llegan a los miembros del comité cuando toca volver a reunirse.

Sin embargo, da la impresión de que lo escrito no cuenta para las actuales Consejera y Dra. General de lo agro-ganadero en Asturias. Sólo importa escenificar la participación pública y hacerse unas fotos para salir en prensa.

Ocurre no obstante que las escenificaciones, líricas y subjetivas por naturaleza, no muestran los desplantes ni la falsa simetría con la que la Consejera (MJ Álvarez González – PSOE), la Directora General (Fina Álvarez Murias – PSOE), y el Jefe de Servicio de Caza y Pesca (JF García Gaona) conducen esos encuentros. Convirtiendo la deseable participación pública en una pantomima, son precisamente los citados responsables los que incurren en dejación de funciones: dejan de garantizar el respeto entre los participantes, y el respeto por la propia representación institucional. Esa falsa simetría consiste por ejemplo en admitir insultos en sede parlamentaria, o en otorgar el mismo valor a cualquier opinión, independientemente de que esté o no justificada y trabajada (sería interesante comprobar si actúan igual cuando acuden como usuarios a otro servicio público).

Quizás los representantes de las inquietudes conservacionistas deberíamos haber entendido que el Comité Consultivo nació asimétrico, por deseo de la propia administración. Veamos lo que dice el texto de su composición (BOPA Nº 165 del jueves 17 de julio de 2003; el subrayado es nuestro):

Primero. Se crea el Comité Consultivo del Plan de Gestión del Lobo, como órgano colaborador en el seguimiento de la aplicación del Decreto 155/2002, de 5 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Gestión del Lobo en el Principado de Asturias, que estará compuesto por los siguientes miembros:

Presidente: Quien ostente la titularidad de la Consejería en la que recaigan las competencias en materia de conservación de la naturaleza.

Vicepresidente: Quien ostente la titularidad de la Dirección General que tenga asignadas funciones en materia de conservación de la naturaleza.

Vocales:

a) Tres de entre empleados públicos de la Administración del Principado de Asturias, que presten sus servicios en la Consejería competente en materia de conservación de la naturaleza.

b) Dos en representación de la Federación Asturiana de Concejos.

c) Tres en representación de las Organizaciones Agrarias.

d) Uno en representación del Consejo Regional de la Caza.

e) Uno en representación de las Entidades Conservacionistas.

f) Uno en representación de la Universidad de Oviedo.

Los vocales del Comité Consultivo serán nombrados por el Presidente del Comité, a propuesta del Director General que tenga asignadas funciones en materia de conservación de la naturaleza, previa consulta o convocatoria, en su caso, a los grupos o entidades representadas.

Secretario con voz pero sin voto: Un empleado público de la Administración del Principado de Asturias, con destino en la Consejería competente en materia de conservación de la naturaleza.

Esa composición ilustra a quién consulta la Administración asturiana la conservación de la naturaleza. Ilustra cómo entienden sus responsables la participación pública.

Conservación de la naturaleza. Dejación de funciones.

Solicitamos – otra vez – información sobre los cachorros capturados en Ponga (Asturias)

Las administraciones con competencias en la gestión medioambiental tienen, como su nombre indica, papel administrativo; no son propietarias de ese medio ambiente. Como servicio público, dependen de – y deben atender a – los ciudadanos. Se diría que se les olvida. Por eso seguimos intentando que proporcionen información acerca de las gestiones emprendidas¹.

Las entidades conservacionistas² hemos vuelto a solicitar información sobre los dos cachorros de lobo capturados en el Parque Natural de Ponga (Asturias), en una operación de “control de población” llevada a cabo en mayo. Es decir, en una batida, en la que se mató a un macho adulto.

Los cachorros fueron trasladados en octubre a un cercado situado en el municipio de Belmonte; como revulsivo económico para el concejo, dicen, aunque no nos consta proyecto o análisis alguno que separe tal consideración de la mera propaganda.

Pedimos a la administración asturiana, de nuevo, información sobre:

  • Los objetivos de la cautividad permanente de los cachorros.
  • Las bases legales, científicas, técnicas y socio-económicas que justifican tal decisión.
  • Personas implicadas hasta la fecha en el manejo, y cualificación profesional de las mismas.
  • Protocolos de manejo empleados hasta la fecha, y proyectados.
  • Presupuestos.
  • Características de las instalaciones a las que han sido trasladados los cachorros.
  • Análisis veterinarios.

En respuesta a solicitud de información presentada el 3 de junio, el Jefe del Servicio de Caza y Pesca de la administración asturiana, José Félix García Gaona, contestaba entonces que la mayoría de la información solicitada no podía ser contestada, toda vez que la decisión final sobre el destino de los animales no estaba tomada.

Quizás ahora ya sepan qué contestar.

[1] En virtud de lo dispuesto en la Ley 30/92, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, y en la Ley 27/06, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente (que incorpora las Directivas 2003/4/CE y 2003/35/CE).
[2] Representadas en el Comité Consultivo del Plan de Gestión del Lobo en Asturias, por Resoluciones de 15 de Noviembre de 2003 y de 4 de Febrero de 2004.