Por la inclusión del lobo en el catálogo de especies amenazadas de Euskadi

Dedicamos seguramente aquí mucha atención a los desmanes de gestión de aquellas administraciones donde más lobos mueren.

Esa atención y esa urgencia son engañosas en España, donde existen regiones que simplemente erradican o excluyen a los lobos del territorio. Desde el nordeste llega el frío con una tormenta de fusiles: Euskadi y La Rioja son barreras infranqueables para la recuperación de una población de lobos que merezca tal nombre. Una población que incluya dispersión de individuos a nuevos territorios, y en la que los lobos recuperen el papel ecológico que les corresponde, más allá de la mera presencia.

Reenfocamos así la atención para solicitar, junto con un buen puñado de otras organizaciones, la inclusión del lobo en el Catálogo Vasco de Especies Amenazadas. Un paso necesario para corregir la habitual falacia de la “biodiversidad” en reclamos turísticos mientras se excluyen a tiros especies nativas.

El enlace anterior contiene la solicitud, así como el documento técnico que sustenta la propuesta. De esta forma ejercemos el derecho contemplado en la normativa reguladora del CVEA: las asociaciones cuyo fin sea la conservación de la naturaleza podrán solicitar modificaciones del mismo. Esa normativa determina también que la respuesta de la administración competente esté correctamente justificada.

Comité consultivo, falsa simetría, y dejación de funciones

El pasado 12 de Enero se reunía en Oviedo el llamado Comité Consultivo del Plan de Gestión del Lobo de la Administración asturiana, con el siguiente orden del día:

1º.- Lectura y aprobación, si procede, del acta de la reunión anterior.

2º.- Situación del proyecto de revisión del Plan de Gestión del Lobo en Asturias tras su paso por la Junta General.

3º.- Ruegos y preguntas.

Es decir, se reunía para dar el visto bueno al nuevo documento que regulará la “gestión” del lobo en Asturias.

El comité se reunió sin la presencia física de las asociaciones conservacionistas. El por qué de esa situación, así como la posterior interpretación de la misma por parte de las responsables políticas, está bien contado en “Naturaleza en Asturias”. Os animamos a leerlo, y no parece necesario escribir más al respecto.

Si merece la pena insistir en que las entidades ecologistas, actualmente representadas por ASCEL, nunca dejaron de intentar participar en dicho comité (ejemplos aquí, aquí, o aquí). De hecho, nuestras aportaciones a la reunión del día 12 se enviaron por escrito, y deberían constar en el acta de la reunión. Sí, esas actas que nunca ven la luz – y deberían, para que el público juzgue quién y cómo le representa – y que sólo llegan a los miembros del comité cuando toca volver a reunirse.

Sin embargo, da la impresión de que lo escrito no cuenta para las actuales Consejera y Dra. General de lo agro-ganadero en Asturias. Sólo importa escenificar la participación pública y hacerse unas fotos para salir en prensa.

Ocurre no obstante que las escenificaciones, líricas y subjetivas por naturaleza, no muestran los desplantes ni la falsa simetría con la que la Consejera (MJ Álvarez González – PSOE), la Directora General (Fina Álvarez Murias – PSOE), y el Jefe de Servicio de Caza y Pesca (JF García Gaona) conducen esos encuentros. Convirtiendo la deseable participación pública en una pantomima, son precisamente los citados responsables los que incurren en dejación de funciones: dejan de garantizar el respeto entre los participantes, y el respeto por la propia representación institucional. Esa falsa simetría consiste por ejemplo en admitir insultos en sede parlamentaria, o en otorgar el mismo valor a cualquier opinión, independientemente de que esté o no justificada y trabajada (sería interesante comprobar si actúan igual cuando acuden como usuarios a otro servicio público).

Quizás los representantes de las inquietudes conservacionistas deberíamos haber entendido que el Comité Consultivo nació asimétrico, por deseo de la propia administración. Veamos lo que dice el texto de su composición (BOPA Nº 165 del jueves 17 de julio de 2003; el subrayado es nuestro):

Primero. Se crea el Comité Consultivo del Plan de Gestión del Lobo, como órgano colaborador en el seguimiento de la aplicación del Decreto 155/2002, de 5 de diciembre, por el que se aprueba el Plan de Gestión del Lobo en el Principado de Asturias, que estará compuesto por los siguientes miembros:

Presidente: Quien ostente la titularidad de la Consejería en la que recaigan las competencias en materia de conservación de la naturaleza.

Vicepresidente: Quien ostente la titularidad de la Dirección General que tenga asignadas funciones en materia de conservación de la naturaleza.

Vocales:

a) Tres de entre empleados públicos de la Administración del Principado de Asturias, que presten sus servicios en la Consejería competente en materia de conservación de la naturaleza.

b) Dos en representación de la Federación Asturiana de Concejos.

c) Tres en representación de las Organizaciones Agrarias.

d) Uno en representación del Consejo Regional de la Caza.

e) Uno en representación de las Entidades Conservacionistas.

f) Uno en representación de la Universidad de Oviedo.

Los vocales del Comité Consultivo serán nombrados por el Presidente del Comité, a propuesta del Director General que tenga asignadas funciones en materia de conservación de la naturaleza, previa consulta o convocatoria, en su caso, a los grupos o entidades representadas.

Secretario con voz pero sin voto: Un empleado público de la Administración del Principado de Asturias, con destino en la Consejería competente en materia de conservación de la naturaleza.

Esa composición ilustra a quién consulta la Administración asturiana la conservación de la naturaleza. Ilustra cómo entienden sus responsables la participación pública.

Conservación de la naturaleza. Dejación de funciones.

Biodiversidad molesta (una y otra vez)

En nuestra presentación en esta web enumeramos nuestros objetivos específicos, así como el planteamiento más general, que reproducimos aquí:

Desde un punto de vista más general, trabajamos sobre la base de que la conservación integral de ecosistemas es clave para garantizar nuestra supervivencia como especie.

No es simple, no. Al contrario. La defensa de una especie determinada puede llevar a conflictos con los defensores de otras. Ya sea porque 1) las interacciones antagonistas (competencia, predación, parasitismo etc.) forman parte de los ecosistemas, y de la evolución de las especies que ahora contemplamos; y 2) una especie – por definición – tiene necesidades distintas de otras, y las actuaciones de gestión monoespecífica tienden a ayudar en el mejor de los casos a la especie focal. Por eso no deberíamos insistir en simplificaciones y parches.

Sin embargo, los lobos son un ejemplo habitual de “biodiversidad molesta”, una suerte de soy conservacionista, pero esa especie dificulta mis objetivos. No pocas veces hemos oído aquello de que no habría veneno si no hubiera lobos, desde sectores supuestamente conservacionistas.

Estos días nos llega otro ejemplo, desde Galicia. Extraemos dos frases relevantes de una ponencia organizada por la Asociación Galega de Custodia do Territorio (entre 26:55 y 28:15 en el vídeo enlazado):

“… los planes de recuperación de la especie [oso pardo] deben tener muy en cuenta no sólo al oso sino al resto de animales que viven en la misma zona y que provocan daños, provocan malestar, y al final el que lo puede pagar es el oso”

” [el lobo] es una especie que debe ser gestionada; no hay que eliminar los lobos pero se pueden gestionar y regular sus poblaciones para evitar que dentro de esta zona donde viven los osos una mala gestión de la especie lleve al uso de venenos, que al final mata todo, mata más lobos de los que mataríamos de forma regulada y legal…”

Nos preguntamos si el ponente y la asociación de custodia del territorio ignoran los principios de conservación de la biodiversidad, de ese o cualquier territorio, así como la legislación ambiental. Nos preguntamos si optan por una biodiversidad a la carta.

¿Qué tal si definimos planes de conservación integrales, o mejor aún, respetamos las leyes existentes, y denunciamos a los envenenadores y pirómanos?

¿Qué tal si discutimos qué razones sustentan los métodos letales de “gestión” de la población de lobos, o cuantos lobos mueren de modo ilegal, o quién ha demostrado que los controles amparados por las administraciones disminuyen el furtivismo y el conflicto?

¿Qué tal si conservamos sin destruir?

Solicitamos – otra vez – información sobre los cachorros capturados en Ponga (Asturias)

Las administraciones con competencias en la gestión medioambiental tienen, como su nombre indica, papel administrativo; no son propietarias de ese medio ambiente. Como servicio público, dependen de – y deben atender a – los ciudadanos. Se diría que se les olvida. Por eso seguimos intentando que proporcionen información acerca de las gestiones emprendidas¹.

Las entidades conservacionistas² hemos vuelto a solicitar información sobre los dos cachorros de lobo capturados en el Parque Natural de Ponga (Asturias), en una operación de “control de población” llevada a cabo en mayo. Es decir, en una batida, en la que se mató a un macho adulto.

Los cachorros fueron trasladados en octubre a un cercado situado en el municipio de Belmonte; como revulsivo económico para el concejo, dicen, aunque no nos consta proyecto o análisis alguno que separe tal consideración de la mera propaganda.

Pedimos a la administración asturiana, de nuevo, información sobre:

  • Los objetivos de la cautividad permanente de los cachorros.
  • Las bases legales, científicas, técnicas y socio-económicas que justifican tal decisión.
  • Personas implicadas hasta la fecha en el manejo, y cualificación profesional de las mismas.
  • Protocolos de manejo empleados hasta la fecha, y proyectados.
  • Presupuestos.
  • Características de las instalaciones a las que han sido trasladados los cachorros.
  • Análisis veterinarios.

En respuesta a solicitud de información presentada el 3 de junio, el Jefe del Servicio de Caza y Pesca de la administración asturiana, José Félix García Gaona, contestaba entonces que la mayoría de la información solicitada no podía ser contestada, toda vez que la decisión final sobre el destino de los animales no estaba tomada.

Quizás ahora ya sepan qué contestar.

[1] En virtud de lo dispuesto en la Ley 30/92, de Régimen Jurídico de las Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, y en la Ley 27/06, de 18 de julio, por la que se regulan los derechos de acceso a la información, de participación pública y de acceso a la justicia en materia de medio ambiente (que incorpora las Directivas 2003/4/CE y 2003/35/CE).
[2] Representadas en el Comité Consultivo del Plan de Gestión del Lobo en Asturias, por Resoluciones de 15 de Noviembre de 2003 y de 4 de Febrero de 2004.

Nueva persecución a los lobos de Picos de Europa

El pasado 16 de octubre, el director del Parque Nacional de los Picos de Europa, Mariano Torre Antón, dictó una resolución que autoriza:

…realización de un control poblacional de lobo (Canis lupus signatus) en el interior de dicho espacio protegido

En concreto, la resolución contempla la muerte de 3 lobos en la zona colindante entre Asturias y Cantabria. Nada nuevo; la diligencia de los responsables del citado espacio protegido en la protección de la fauna salvaje es bien conocida, y se les recordará por ella.

Desde ASCEL hemos solicitado la información técnica en la que se basa la autorización, especialmente al apoyarse en afirmaciones como:

“la sobreabundancia de la especie en este momento”

“importantes repercusiones, particularmente para el ganado ovino y caprino…”

“la movilidad del grupo o grupos familiares correspondientes en el entorno de la raya entre las comunidades autónomas”

También hemos presentado recurso de alzada, fundamentado en la nula argumentación de la resolución, la inclusión en la misma de métodos prohibidos como el uso de cebaderos y elementos de visión nocturna o iluminación, y la autorización de participación a personas no vinculadas a la administración (y por tanto sin competencias ni capacidades legales en la materia).

 

 

Ciberacción en defensa del lobo

El pasado día 7 de septiembre el diario “El Norte de Castilla” se hizo eco de la reunión mantenida entre la ministra de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, y su homólogo francés Stèphane Le Foll, para eliminar la protección de los lobos al sur del río Duero. En esta entrevista se produjo una controvertida declaración de la Ministra:

Mantengo el compromiso de mi antecesor en la lucha contra el lobo

A juicio de ASCEL, estas declaraciones son improcedentes e incompetentes: es precisamente la titular de la cartera responsable de Medio Ambiente quién debe velar por el respecto a la fauna ibérica, como recoge la Directiva Europea 92/43/CEE del Consejo de 21 de mayo de 1992, o la Ley 42/07 de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad. En ningún caso la persona al cargo de la citada responsabilidad pública debe fomentar el odio a una especie de la fauna ibérica.

En ASCEL nos sumamos a la ciberacción que propone enviar una queja al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y os facilitamos la tarea a través del formulario aquí enlazado. La forma de envío es sencilla: descargad el documento editable, completad la queja con vuestros datos y enviadla a la dirección electrónica informacionma@magrama.es.